miércoles, 26 de diciembre de 2012

viernes, 16 de noviembre de 2012

Novedades literarias

Pues a falta de confirmación definitiva de fechas, el tema es que...

- Antes de fin de año nos publican el libro-juego que hemos escrito entre varios autores de Nocte y del que formé parte como autor y corrector, "En la feria misteriosa". Va a salir en papel, en formato digital como juego y en inglés y español.
Se trata de una aventura de terror donde el lector podrá ir escogiendo los diferentes caminos y opciones a su voluntad, sorteando dilemas, usando objetos y encarándose a peligros de todo tipo.

- En breve también nos publicarán una antología de relatos de terror ambientados en alta mar, dedicada a monstruos marinos. Somos varios autores de Nocte y no puedo adelantar más.

- En Mayo saldrá en papel y castellano mi libro "Sombras Hambrientas y otros cuentos para leer de noche", con uno o dos cuentos extras, gracias a la editorial Valentia Autores.

... y hace apenas unos minutos, la agencia literaria Carmen Balcells me informa que comienza la lectura de mi novela de humor.

Os seguiré informando.

domingo, 7 de octubre de 2012

Retazos de un pensamiento nocturno en el Face.



No estuvo mal. Me salió del alma. Lo copio porque me gusta...

"A lo largo de mi vida he probado varios alcoholes. Es cierto que nunca me decanté por los de destilación y siempre preferí los obtenidos por fermentación, generalmente vino y cerveza, si bien no le hago ascos a la sidra.
Pero hay algo que caracteriza al vino tinto frente a todos los demás alcoholes. La cerveza es populachera, dinámica, alegre. Es ligera como una conquista esquiva, desprendida, mundana y baladí. Es trivial. Por otra parte, el vino blanco es la luz de la primavera y la juventud de la fruta, los años mozos de luminosidad y de la expansión.
Pero está el tinto. ¡Ah, amigos! Mi amado tinto, es el único que cautiva con lo que los clásicos llamaron "los vapores del vino". En su sobriedad, en su fuerza de rasgos masculinos, en su poso de sabor amargo que deja el paladar agrio... es el tinto, mis lectores, lo que me hace soñar en cada copa."
-----------------------------

Tiene su encanto, ¿no?

sábado, 6 de octubre de 2012

Próximo libro en ciernes.

Con varios compañeros de Nocte hemos escrito un libro-juego que no solo va a salir en papel si no también como juego informático.

El primer adelanto, aquí:

http://epnuke.wordpress.com/2012/10/05/gamebook-en-la-feria-tenebrosa/

jueves, 4 de octubre de 2012

¡De estreno!

Ya tenemos editorial propia. Y se llama Solo Cuentos.
De momento no os podemos adelantar más. Basta decir que el proyecto es muy innovador y que empezará siendo en formato digital.

En breve confiamos terminar el diseño de la web. De momento, para abrir boca, os adjuntamos los logotipos oficiales.

 Logotipo oficial.


 Logotipo resumido.


Podéis buscarnos en Twitter y Facebook.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Contos Estraños (nº 3)

Como un enano. Ayer me lo pasé como un enano en la presentación de Contos Estraños número 3, "Vieiros do mañá".
Realmente desconozco cómo se lo pasan los enanos, pero lo cierto es que disfruté sobremanera con la comida y posterior sesión cine-charla que los editores (Ferny y Tomás) nos dieron a todo el equipo.

Al principio llegamos a J de Joker, en Santiago de Compostela, a celebrar una comida trimestral donde pudiéramos coincidir la mayoría de los autores. Allí estaban Fernando Pérez, Botana, Duncan "O Corvo", Ariel, Gayoso, Bóveda, Ferny, Tomás, Moledo, Héctor Paz,... y algunos más que probablemente ahora estoy obviando. Comenzamos tomando un vermout e intercambiando impresiones en general. A lo largo de la comida nos reímos mucho con nuestras "frikadas", nos congratulamos un montón con los avances que estamos dando todos juntos en el plano literario, compartimos ideas y disfrutamos de los hijos de Bóveda y Ducan que nos amenizaron la charla. La organización estuvo impecable.
Al acabar la comida nos dirigimos al Tatooine donde se proyectó la película "Blade Runner" a fin de presentar el número 3 de Contos Estraños, dedicado a la ciencia-ficción. Prestamos todos una especial atención intercambiando algún que otro comentario jocoso y disfrutando enormemente de una película tan significativa, máxime en un local como el Tatooine, ambientado enteramente en la saga de Star Wars.
Acabada la película y mientras pedíamos unas cervezas, los editores nos presentaron el nuevo número poniendo el punto de atención en el ¡ya! un año que llevamos juntos peleando por este proyecto, y dándonos a entender que el resultado está siendo satisfactorio, máxime en estos tiempos que corren tan funestos. Nos enorgullecimos todos, mucho, con esta noticia y fue inevitable oir el clásico "¡cómo pasa el tiempo!". Hay proyectos pendientes de realizarse pero ganas sobradas de hacerlo. 
Después de explicar la temática que iba a tratarse en este número, cerrar ruegos y preguntas y anunciar siguientes pasos, los autores procedimos a recoger nuestro ejemplar, marcapáginas y lápiz de la editorial (todo un detalle, chicos) y a firmarnos unos a otros nuestro respectivo relato. Yo no cabía en mí de gozo. Como colofón, hasta me compré una camiseta de la editorial con el nombre de todos los autores en la espalda.

Pues bien. Ahora sólo me resta empaparme de los relatos que estoy seguro serán del todo interesantes.
Sólo debo añadir (pues soy muy perezoso para escribir crónicas) que mi felicidad fue enorme y que recomiendo a todo el mundo empaparse de vez en cuando de ambientes creativos. Todo gracias a ese equipo tan fabuloso llamado "Contos Estraños".

Contos Estraños nº 3, "Vieiros do mañá".

 Los gamberros en plena comida.

 Los gamberros en plena comida (otra interpretación).

 Moledo y Fer escapando del lado oscuro y uniéndose a los Rebeldes disimuladamente (en Tatooine).

Los autores Ariel, Moledo, Botana, Jacobo Feijóo, Héctor Paz y Fernando Pérez intentando impresionar a las chicas (en J de Joker).

Presentación del libro (en Tatooine).

Duncan "O Corvo" enfrentándose al Horror. Y no hablo de Héctor, más al fondo (en J. de Joker).

Nuestros amados editores cuya vida guarde Dios muchos años y nos sigan publicando (en Tattoine).

Segunda fase de impresionar chicas: cruzar los brazos. Ariel y Héctor ya desistieron (en J. de Joker).

Nuestro editor Ferny lleva muy mal la fama. A Tomás, de momento, no lo turba tanto (en Tatooine).

Viendo "Blade Runner" (en Tatooine).

Rita intentando impresionar a la cámara como nosotros lo intentamos antes a las chicas. Tiene vocación de modelo. Porque ella lo vale... (en Tatooine).

Nuestros editores Tomás y Ferny sonriendo. Lo hacen en contadas ocasiones. Seguro que estaban oyendo hablar de beneficios (en J de Joker).

Duncan "O Corvo" con su mujer "de estreno". Aún está en la fase feliz el pobre :o) (en J. de Joker).

Pacto secreto entre autores. Es todo lo que puedo decir (en Tatooine).

Botana con cara de vicioso. Rita empieza a darse cuenta de que es cierto y comienza a asustarse (en Tatooine).

domingo, 9 de septiembre de 2012

Un nuevo impulso.

Por los quehaceres veraniegos, he estado algo desaparecido. Cambio de trabajo, etc... Así que he pensado que no estaría mal poneros un poco al día.

La noticia que os quería dar es que he firmado un cuento de Ciencia-Ficción con la editorial Contos Estraños que será publicado a fines de este mes. También he firmado la edición en castellano de "Sombras Hambrientas y otros cuentos para leer de noche" en digital y papel con la editorial Valentía Autores, que saldrá allá por Mayo. Y no sólo eso... un grupo de productores quieren guionizar el libro y hacer un cortometraje. Esto me ha llevado a escribir una precuela y secuela, aparte de dos cameos en obras de otros autores.

En otro orden de cosas, he sido aceptado en dos antologías de terror que se están negociando con editoriales. También se va a publicar el libro-juego de terror que escribimos varios compañeros hará cosa de un año. Saldrá en papel y como juego de Pc, Mac, Android... e incluso nos han encargado tres más.
Por mi parte, sigo con seis o siete proyectos abiertos adelante.

En cuanto a mi faceta de humor, está valorando mi libro la prestigiosa Agencia literaria Carmen Balcells y también ha sido admitido a un concurso de suculento premio.
También hay un proyecto secreto que va a ser un boom en Galicia y mi editorial se está ultimando.

Pues eso es todo. Según vayan saliendo cosas os iré informando a su debido tiempo.

Un saludo, chicos.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Feria del libro en A Coruña, Agosto 2012

Debido al devenir de mi vida últimamente, no he tenido ocasión de actualizar mucho el blog. Sin embargo, dando un paseo el otro día por la Feria del Libro en A Coruña con un par de autores con los que comparto editorial, publicaciones y cervezas, me encontré con libros a la venta en los que hay textos míos.

Me hizo mucha ilusión poder ver la feria esta vez no como asistente, sino como maniquí en el escaparate donde la gente miraba, tocaba e ignoraba las obras que os muestro a continuación.

Stand del Consorcio Editorial Galego.

Stand del Consorcio Editorial Galego.

Stand de Librería Couceiro.

Stand de librería Nós.

Stand de A Gata Tola.


... qué sencillo es contentar a un escritor, ¿verdad?

PD: me consta que se han vendido libros de "Sombras Famentas" y de "Contos Estraños"... ¡¡¡biennnn!!!

sábado, 21 de julio de 2012

Vampiros en la literatura de Galicia (Faro de Vigo, 8 de Julio de 2012)


La presencia de los vampiros en la literatura de Galicia

Federico Martinón Sánchez

 06:40   
Galicia ha aportado destacadas contribuciones literarias al mito del vampirismo de la mano de autores tan importantes como el Padre Feijoo, Emilia Pardo Bazán, Castelao y Wenceslao Fernández Flórez. Como ya les habíamos adelantado, con motivo del centenario de Bram Stoker (1847-1912), la Fundación Luis Seoane de A Coruña, comisariada por el editor Jesús Egido y en colaboración con Eduardo Riestra, muestra actualmente la exposición Drácula, un monstruo sin reflejo, centrada tanto en la figura del escritor irlandés y en su más célebre creación literaria, Drácula, como en sus orígenes y posterior influencia en todos los ámbitos culturales, desde los más ilustrados hasta los más populares. Las interpretaciones dadas a estos seres fascinantes han sido muy variadas, si bien podemos avanzar que la evolución general de la literatura de vampiros ha sido hacia su progresiva humanización, pasando de monstruos cadavéricos animados a seres con más rasgos cada vez más humanos y cargados de emociones. Esta evolución se ha visto reflejada en la literatura de Galicia –objeto del análisis de hoy– cuyas aportaciones al tema del vampirismo, con significados distintos, son las que siguen.
En el siglo XVIII, se produjo en Europa una polémica sin precedentes sobre la existencia de los vampiros, de la que se hizo eco el Padre Feijoo en una de las Cartas eruditas y curiosas (1742-1760). La controversia tenía su origen en la revelación del vampiro como arquetipo que representa la otredad, lo monstruoso, el peligro del barbarismo del Este y la amenaza de las supercherías de sus habitantes, cuya influencia se había extendido por el mundo como una plaga incontrolada. En la Carta XX, el erudito ourensano desmontó las teorías expuestas por el benedictino Calmet, inicialmente en 1749 y después en 1751, en su Tratado sobre las apariciones de los espíritus y sobre los vampiros. Sin embargo, como expone Irene Gómez Castellano (Salina. 2007; 21: 91-100), aunque el Padre Feijoo explora las tensiones y ansiedades del discurso de la razón ilustrada y acaba calificando estas historias de vampiros como "patrañas", su propio análisis nos remite continuamente a Oriente, la imaginación, la alineación y la literatura, que ejemplarizan cómo todavía se desarrolla este particular debate contra la oscuridad en el reinado de la Razón.
A mediados del siglo XIX, el Realismo narrativo desembocó, a través de la obra de Zola, en el movimiento naturalista, un método empírico de analizar la sociedad, exhibir sus defectos y corregirlos. En la Literatura Española, su máxima representante fue Emilia Pardo Bazán (1851-1921), aunque su naturalismo se haya moderado por su ideario cristiano hasta el punto de que, en algunas de sus obras, no aparece por parte alguna. Es lo que acontece en su entretenido relato corto El vampiro, publicado en 1901, en el que muestra un problema social, ya denunciado un siglo antes por Moratín: el matrimonio de conveniencia entre viejos y muchachas jóvenes. No obstante, gracias a su genialidad, la Condesa Pardo Bazán se adelanta a su tiempo, relatándonos lo que hoy denominaríamos una historia gótica, aunque el protagonista no es un seductor bebedor de sangre del prójimo sino un individuo que absorbe la energía y la vitalidad. Es la historia de un galán viejo y achacoso, pero lleno de caudales, don Fortunato Gayoso, que quiere casarse con una jovencita de 15 años, Inesiña, a la que desea robarle la juventud –cambiando su aliento sepulcral de viejo por el vaho vital de la joven, tal como le había indicado un curandero inglés–. La chica lo acepta, animada por su tío el cura de Gondelle, en la confianza de que el viejo va a durar poco y podrá recibir su copiosa herencia. Pero, en contra de lo esperado, don Fortunato, después de la boda, está cada vez más lozano al haber sustraído la vitalidad propia de Inesiña, mientras que ella va marchitándose y muere sin cumplir los veinte años. Tal es la recuperación del viudo que le lleva a buscar una nueva joven, si bien en otro pueblo para evitar la alarma de los vecinos. El cuento es excelente e irónico, al tiempo que supone la primera conexión gallega de la literatura de ficción con el mito del vampirismo.
En 1922, Alfonso Daniel Rodríguez Castelao (1886-1950) publicó un texto en prosa, Un ollo de vidro. Memorias dun esquelete, editado por Editorial Céltiga de Ferrol –el número 7 de su colección de novelas breves, con una portada y seis litografías diseñadas por el propio autor que, a su vez, dibujó el cartel publicitario–. La obra es un relato de vampiros que satiriza los tunantes resultados de la vida de ultratumba. En clave humorística y utilizando un agudo contraste entre la risa y el dolor, el vampiro de Castelao es un símbolo de codicia en la figura de un cacique, que aún después de muerto sigue alimentándose de la miseria de los vivos. La estructura es una serie secuencial de relatos, resultado de una conversación entre un narrador, un esqueleto que recuerda su vida pasada, y otros esqueletos compañeros del cementerio, de los que solamente habla gallego el de un inglés, que se convierte en su mejor amigo. En el prólogo apela al recurso del hallazgo, por el sepulturero, de las memorias del esqueleto cuyo cráneo conserva "€ aquel ollo de vidro que de nada me servira na vida sírveme agora pra mirar€". A continuación, a lo largo del relato, descubre los aspectos azarosos e insospechados que ocultan los personajes en un mundo tenebroso y mezquino, que le sirven al autor para la defensa de la lengua gallega y la crítica social de la emigración y del comportamiento caciquil: "Quixen saber quen fora o vampiro nos mundos dos homes [€] Fora un canalla que roubara para dar regalía ó seu bandullo de porco, dono da xustiza, roubaba desde a súa confortable casa. ¿Para que dicir máis? Era€, ¡era un cacique!". Las historias de esta obra son el reflejo de la interpretación característica que Castelao hizo del humorismo, no exento de realismo expresionista con toques impresionistas.
Otro escritor gallego que realizó una breve incursión en la narrativa de vampiros es Wenceslao Fernández Flórez (1885-1964) con su cuento El claro del bosque, que es parte de su libro Tragedias de la vida vulgar (Madrid: Ed. Atlántida; 1922. Reeditado por Ediciones 98, en 2010), catalogado como "el mejor libro de relatos español" (Fernando Iwasaki). Se trata de un conjunto de cuentos, perfectamente estructurados, que recoge las tribulaciones de la gente humilde del campo y de la ciudad, integrando historias mágicas de vampiros, fantasmas, espíritus redivivos y pactos diabólicos. En El claro del bosque, de género fantástico, un peregrino que viaja hacia Santiago y que a su vez narra la historia, se ve forzado a pasar la noche en una cabaña perdida en medio de un bosque, que está habitada por Ricardo Mans, sus tres hijas, Otilia, Octavia y Ofelia y un extraño sujeto, Senén, al que le faltan las piernas y se arrastra en un especie de patín. Es un lugar inquietante y peligroso en el que el protagonista descubre con posterioridad que se trata de una especie de vampiros psíquicos con capacidad para introducirse en el sueño de sus víctimas y convertir el escenario onírico en una antesala de la muerte en donde no es posible saciar el deseo sin perder la vida. El relato es uno de los grandes cuentos españoles de este gran prosista de A Coruña que combina su vena visionaria, de verdadero tenebrismo gallego, con su fino humorismo.
La figura del vampiro, en torno a la que está hecha esta selección de la literatura de Galicia, tanto en gallego como en castellano, encaja perfectamente con la definición de este oscuro personaje, si bien el monstruo parece tratarse más de una criatura terrena o de un vampiro emocional que podría ser nuestro convecino. Paradójicamente, el terror y el humor se complementan y contraponen a un tiempo gracias a la gran inteligencia de nuestros autores. Y termino con el tema con la misma frase con la que Castelao concluyó su relato: "Entretente como puedas, lector, y no te digo más".

miércoles, 27 de junio de 2012

Contos Estraños 2

¡Ya ha salido!

Hoy recibí en mi casa el número 2 de Contos Estraños, dedicado esta vez al mundo del maestro Tolkien.

Lo que más me sorprendió nada más recibirlo es lo que ha mejorado la publicación. Ya parecía que los autores, ilustradores y editores habían llegado a su culmen cuando vamos y nos encontramos una mejora sustancial en los textos, presentación y láminas.
En este número, tanto autores como dibujantes han puesto todo su arte en homenajear al maestro de la fantasía épica, Tolkien. Podéis disfrutar de un buen conjunto de relatos amenos y láminas de una calidad pulida. Es notorio como los componentes de este equipo han aprendido de sus errores y perfeccionado sus virtudes, consiguiendo una publicación que, de verdad, sorprende.

Os pongo a continuación una relación de quienes componemos esta vez el equipo para que vayáis consultando sus respectivos blogs:

Contos
"Os Últimos de Landeiras" - Xosé Duncan
"O Val dos Espíritos" - Héctor Paz
"Productos Chitk'nosh" - Jacobo Feijoo
"Solsticio de verán" - O Kuruñés
"A Mastélida" - Roberto A. Rodrígues
"Concedido" - Lois Z
"A Estúpida Existencia de Victoria Expósito" - Maruxa Martínez
"Só un mal día" - Manuel Castiñeiras"
"Esperanza" - Saulo R. Mars
 Novela
 "A Cabalgata dos Centauros" (1ª parte) - Manuel Gayoso
"A Revolta dos Esfarrapados" (1ª parte) - Fernando Pérez
"Dark" (3ª parte) - Ernesto Diéguez
 Tradución
 "A Raíña da Costa Negra" (1ª parte) - Robert Erwin Howard

Entre los ilustradores, esta vez nos han aportado su arte:

Portada:
José Serrano
Interiores:
José Serrano
Fernando Bravo
David Fajardo
José Ángel Ares
Ivan Valladares
Ana Castiñeiras
Olalla D Bóo

Lo que ha comenzado a denominarse "Xeración Fantástica Galega" o "Nova Xeración Fantástica da Galiza" va cogiendo fuerza poco a poco, como vemos. Empiezo a augurar que esto es el inicio de algo que saldrá en los libros de la Historia de la Literatura Gallega, por muy soberbio que parezca pensar así ahora mismo.
Os invito a conseguir el libro y disfrutar de una colección de relatos de ambientación de fantasía épica.




lunes, 11 de junio de 2012

Armando Requeixo y artículo dedicado a las nuevas promesas gallegas


Agroterror galego

Nestes tempos de crise galopante que nos tocou sufrir, tal semella que nada se renova no mundo literario de noso, que todo fica remansado, empozado e ata por veces esclerotizado. Mais, como nos lembra a vella e sabia sentenza, eppur si muove.
Un dos máis salientables exemplos deste pulo anovador represéntao o selo compostelán Urco Editora, quen dende hai tres anos para acó se converteu na casa de referencia canto ao que á escrita de terror, misterio témero, fantasía épica e ciencia ficción diatópica se refire.
Pois ben, entre os máis graúdos froitos do meritorio labor de Urco atópase a creación da revista pulp galega Contos Estraños, herdeira, dende a distancia, dos vellos fanzines estadounidenses de xénero dos anos 20 do pasado século.
Ata o de agora Contos Estraños tirou do prelo dous números e hai un terceiro ás portas xa da presentación. Nas súas planas, dirixidas polo escritor de ficción fantástica Fernando M. Cimadevila e mais o tradutor Tomás González Ahola, participan como colaboradores unha ben nutrida nómina de narradores, poetas, ilustradores e tradutores que, dende moi diversos ancos temáticos, estilísticos e aínda (sub)xenéricos, fan desta cabeceira o espazo por excelencia do que os propios coordinadores da iniciativa bautizaron como “agro-terror” galego.
A estrutura de cada entrega respecta o libérrimo espírito dos participantes, mais artéllase sempre arredor dunha escusa monográfica. Neste sentido, o segundo dos volumes da publicación figura dedicado á memoria de Howard Phillips Lovecraft e leva como expresivo subtítulo o de ‘Anoiteceres estraños’.
Canto aos contidos propiamente ditos desta entrega, hai un predominio claro do relato, máis tamén se atopan seccións dedicadas á novela curta e mesmo á creación e tradución de textos poéticos.
No que di da contística inserida no volume un pode achar de todo: dende o terror mariño de criaturas abisais enxendradoras de Ana Raven ata a edípica actualización frankensteiniana de David Botana, pasando polo neogótico gargolesco de Jacobo Feijóo, os ecos do gran Cthulhu no arrepío violento e irracional dos seres de Xosé Duncan, a refactura aggiornada dos cultos pánicos agora endemoñados por Manuel Gayoso, o alegórico postapocalíptico dunha Galicia adoradora dunha moi singular momia na imaxinación do amentado González Ahola, o fantástico dun cotián estarrecedor e simbólico de Jorge Emilio Bóveda ou o desacougo miniaturizado e parafeérico de Ariel Martínez.
Agora ben, se tivese que destacar un único texto entre os moitos moi interesantes do volume (velaí, poño por caso, as segundas partes das novelas curtas Primeiros e Dark, de Fabián Plaza e mais Ernesto Diéguez, respectivamente), a non dubidalo quedaría coa intriga anguriante despregada por Roberto A. Rodrigues no seu excelente “Expediente Sentulo”, moi elaborada narración —e tamén a mellor definida estilisticamente— sobre a que gravitan os máis grandes do xénero invasor, dende o mítico Wells de A guerra dos mundos ata todas as outras coñecidas escritas de desembarcos de ultracorpos ao Finney e similares, só que aquí a praga endémica (e case que bíblica) está protagonizada por un exército de centolos asesinos que rematan por asolar, literalmente, a Illa de Ons.
Este número de Contos Estraños péchase cun poema lovecraftiano de Marisol Gándara e versións galegas de textos líricos en lingua inglesa de Robert E. Howard, William Hope Hodgson e outra volta Lovecraft.
A todo o anterior habería aínda que acrecentar as orixinais ilustracións que José Ángel Ares, Fernando Bravo, Ana Castiñeiras, Jara Zambrano e José L. Serrano fixeron para os interiores, así como a homenaxe ao autor de Providence que Denís Fernández realiza na súa semifosforescente cuberta.
Xa que logo, a coda a este comentario non pode ser senón congratulada e esperanzada, sabedora de que a canteira da ficción galega de terror (e non só) comeza a amosar abrochos máis que verdes.
[Publicado nos xornais El Ideal GallegoDiario de FerrolDiario de Arousa e Diario de Bergantiños, 10-6-2012]
(PD: ¡¡Gracias, Armando!!)

lunes, 21 de mayo de 2012

"Nocte" y su actitud integradora.

La Asociación Española de Escritores de Terror "Nocte" a la que pertenezco, ha decidido admitir como socio a cualquiera que, cumpliendo sus requisitos, escriba o publique en cualquiera de las lenguas co-oficiales de España (léase galego, catalá o euskera).

Esta es una decisión que me ha llenado de orgullo por su carácter integrador y universalista que busca dignificar el género del terror.

martes, 8 de mayo de 2012

Instinto de supervivencia.

Os presento una obra que envié para concurso y que está pendiente de ganador:

http://www.scifiworld.es/articulos.php?title=Historias%20Asombrosas%3A%20Instinto%20de%20supervivencia&id_articulo=2133

Os copy-pasteo el texto:

El Coronel de Infantería Colonial entró a grandes zancadas en el despacho del Almirante Interestelar, mientras un capitán correteaba tras él con expresión angustiada.
―Señor, no puede entrar aquí de esa forma, verá…
Su ropa estaba sucia y lucía una casaca de combate con pequeños jirones y desperfectos. Los bombachos estaban rasgados en diversas partes. Había restos de sangre en sus botas y mostraba una mirada fiera que mezclaba el agotamiento con la adrenalina.
―Con tu debido respeto, mi Almirante ―dijo con aplomo, sin detenerse.
El Almirante Interestelar de la III Flota Colonial del Sector Inferno, dejó de contemplar el espacio exterior desde la cristalera de panorámica adaptada y giró lentamente la cabeza.
―Adelante, Marco… ¡Dios mío, vaya pinta traes! ―exclamó con sorpresa.
―Julius, ¡esta especie nos está ganando terreno!
―¿Cómo?
Desde que la III Flota Colonial había llegado a aquél archipiélago de pequeños planetas, las cosas se habían ido complicando poco a poco. Lo que en principio parecía un territorio inhóspito de la galaxia y totalmente árido, se convirtió en una fructífera zona minera de la que se podían obtener pingües beneficios con la explotación de minerales y metales. Pero cuando las cosas parecían ir bien, una especie superior e inteligente, desconocida hasta entonces, había hecho su aparición y comenzado a complicar severamente las cosas a los terrícolas, hasta el extremo de tener que formar una sección dentro de la III Flota Colonial dedicada expresamente al control del nuevo sector, que se le llamó al partir de entonces Inferno.
―Han hecho caer otra Cohorte hoy, Julius. Esta semana he perdido casi quinientos Legionarios Siderales.
―¿Los pertenecientes a la VII de Sirius?
―No, de la V de Omega-54. La VII de Sirius ha sido desmontada por su alto número de bajas y fusionada con la VIII de Tesalónica ayer al mediodía. Ha sido trasladada al planeta enano Draco con apoyo artillero y Legionarios Nautis.
―Vaya, Marco. No tenía noticia de eso todavía… ¡mierda!
A los pocos meses del inicio de la industria minera ―según medida terrestre― había aparecido aquella especie superior, inteligente, invertebrada. En pocas horas habían diezmado la población colona e industrial y los supervivientes, agazapados en los túnel-bunker, habían emitido una señal de socorro a las Legiones Siderales. La Centuria que se envió de retén no pudo sobrevivir ni veinticuatro horas. Luego fueron necesarias un par de Cohortes. A los pocos meses, ya habían sido exterminadas dos Legiones y media. Los Emisarios Diplomáticos que se habían enviado no habían vuelto. Los intentos de pacto fracasaron incluso en sus primeros movimientos, sin dar pie a ningún tipo de negociación. Se presuponía que aquellas criaturas eran inteligentes por sus métodos de combate organizado, pero en ningún caso habían intentado establecer comunicación alguna con los humanos. Sus ataques, aguerridos, suicidas, eran devastadores como un lanzallamas calcinando margaritas de papel. Eran segadores de vidas.
El Almirante Interestelar se dejó caer en el sillón de mando. Su expresión era preocupada.
―No lo entiendo, Marco. Empezamos a meternos en una guerra de desgaste, joder. ¿Por qué no intentan ningún tipo de negociación? Incluso enemigos encarnizados de otras galaxias lo hicieron… Recuerda sino los Sanguiniis. Puedo comprender que nuestra presencia les resultase invasora, pero la guerra no es deseable para nadie, ni siquiera para el que la está ganando.
―El Estado Mayor tiene órdenes expresas de la Asamblea Política Unificada de aguantar la posición. Una retirada sería admitir una derrota ante nuestros enemigos. Si algo sustenta el Imperio es el prestigio que nos caracteriza, el miedo que infundamos. Tenemos autoridad y nos tienen respeto. Damos y somos ejemplo. Si rompemos ese equilibrio, comenzará nuestra decadencia.
―¿Sabes si nosotros les hemos causado muchas bajas?
―Hemos contabilizado el octátuple de las que nos han causado ellos.
―¡¡¿Cómo?!! ¡¿están perdiendo y ni siquiera negocian?!
―Como lo oyes, mi Almirante.
El Almirante Interestelar se quedó mirando fijamente al Coronel de Infantería Colonial. No cabía en sí de confusión. En toda su experiencia militar, en todos los años de Academia, en todos los libros de estrategia, era la primera vez que veía una civilización arrasada a fuego y sangre que no intentaba una negociación, ni un alto el fuego, nada.
―Nos está saliendo demasiado caro este archipiélago de piedras, Marco…
―Julius ―dijo el Coronel apoyando sus brazos en la mesa del Almirante y bajando un tono la voz―, vengo del frente. Los he visto con mis ojos. Feroz es un dragón hambriento. Ellos son… aniquiladores. Aparecían por doquier. Atacaban de forma coordinada, con estrategias elaboradas. No disponen de defensas ni armas. Lo hacen con sus cuerpos. Es muy sencillo abatirlos, pero por cada uno que derribamos, aparecen veinte más. Al final, acaba ganando el número.
―¿Pero de dónde salen tantos? ¿No tenemos noticias del servicio de espionaje?
―Liquidaron a todos los espías que enviamos. Bueno… hubo uno que logró escapar muy malherido, el Capitán Cícero.
―Házmelo traer inmediatamente, Marco.
―A tus órdenes, mi Almirante.
El Coronel de Infantería Colonial abandonó el despacho de mando y se perdió entre los pasillos de la astronave. El Almirante Julius se quedó pensativo. Intentaba comprender, entrar en las entrañas más profundas de la psique de aquellas alimañas y resolver el enigma de su forma de actuar. El tema del sector Inferno era la comidilla entre los círculos militares, y no tardaría en ser una verdadera preocupación para la Asamblea Política Unificada en poco tiempo. Comenzarían a preguntar por qué tardaba tanto en llegar la solución y por qué el precio a pagar era tan alto. Aunque se exterminaban colonias enteras de aquellos bichos, parecían encontrarse más y más por todas partes. Sus ataques en enjambre causaban bajas entre los humanos a cambio de enormes muertos entre los de ellos. Situaciones así no podían dilatarse en el tiempo. Se había probado de todo: proyectiles, lanzallamas, misiles, guerra bacteriológica, productos químicos… métodos clásicos que no lograban frenar la plaga. A ellos no parecía preocuparle perder a sus miembros, pero más de tres Legiones Siderales caídas en combate era un precio sociopolítico que levantaba muchas ampollas en la Capital del Imperio.
El Coronel entró de nuevo, a grandes zancadas como era su estilo, con un acompañante que lo seguía dos pasos detrás. Al ver al Almirante, se cuadró.
―Mi Almirante, a sus órdenes. Se presenta el Capitán Cícero, del Servicio de Inteligencia Intermundos.
―Está bien, Capitán, descanse.
El Capitán Cícero tenía heridas inflingidas claramente en combate. Su ojo izquierdo se ocultaba por un parche. Su cara se llenaba de cicatrices y la mejilla izquierda estaba completamente hundida. Una de sus piernas era un implante mecánico-ortopédico con chips informáticos.
―Capitán, le hice llamar puesto que ha sobrevivido usted a nuestro enemigo. Enhorabuena, Capitán. Se estudiará su caso en propuesta para una condecoración y subida salarial.
―Muchas gracias, señor.
―Capitán, ¿puede decirnos que vio?
El ojo sano de Cícero divagó mirando hacia nada en concreto, preso de una ensoñación o recuerdo desagradable. Su expresión se hizo más siniestra, evocando una memoria a la que aún temía.
―Fue duro, señor.
―Lo sé, Capitán, pero necesitamos saber cuáles son las vulnerabilidades de nuestro enemigo. Muchos compañeros suyos dependen de su información.
En ese momento, un pitido suave anunció la recepción de datos cifrados. Mirando de soslayo el Holograma de Información ―que al estar codificado, sólo podía interpretar el Almirante gracias a su monóculo de esteganografía―, pudo saber que acababa de perderse una Decuria de Artillería Psiónica y setenta Equites Flamígeros, de la unidad de caballería de apoyo. Su irritación iba en aumento. Comenzaba a dudar de aquella campaña.
―Señor ―continuó Cícero―, al sector se le ha llamado Inferno por algo. La especie Intemerata ataca constantemente, sin dar cuartel. Son unos guerreros maravillosos.
―Sabemos eso, Capitán, pero buscamos su punto débil, como comprenderá.
―Lo desconozco, señor. Lo único que puedo decirle es que combaten sin armas ni defensas. Que son inteligentes. Que no temen morir. Y que se reproducen de una forma exagerada. Eso hace que su número aumente de forma geométrica en cuestión de minutos, como un virus. Cuando llegamos aquí, el archipiélago planetario estaba saturado de esas criaturas. Son agresivos por naturaleza. Y pueden aguantar sin dormir ni comer.
―No aporta mucho, Cícero.
En ese momento, el Coronel Marco interrumpió la conversación. Parecía recordar algo súbitamente que podría ser útil.
―Señor ―dijo―. Recuerdo que capturamos tres ejemplares hace unas semanas. Usamos proyectiles somníferos de hypnos-8A para no matarlos. Al ejemplar más grande de Intemerata lo encerramos en una celda separado de los otros dos. En un par de horas, encontramos a los tres muertos.
―¿Cómo es posible, Marco? ―exclamó el Almirante, contrariado.
―Pues verás, mi Almirante… el grande se suicidó dándose dentelladas a él mismo hasta morir. Los otros dos aparecieron destrozados mutuamente. Nadie oyó nada. Es como si no tuviesen receptores de dolor.
―Santo Dios…
Los tres permanecieron callados unos segundos, pensando una solución al problema e imaginándose la escena. El Almirante tuvo una revelación súbita.
―¡Ayudante!, haga venir a Máximo, el biólogo militar.
―En un momento, señor.
El Almirante Julius tenía una intuición, pero necesitaba corroborarla con unos conocimientos que no eran de su especialidad. Miró inquisitoriamente a los hombres que estaban ante él. Sin duda eran valientes, y no mentían. Ambos habían visto al enemigo de cerca y habían arriesgado sus vidas. Incluso uno mostraba severas heridas en pos al cumplimiento de su deber. Estaba seguro de que esos soldados jamás se habían topado con un enemigo igual, y aún así lo intentaban combatir con toda su energía. Con su vida, si fuese necesario. Estaba orgulloso de ello. Pero vencer a los Intemerata, que sólo pensaban en la destrucción, iba a ser imposible. Y no podía aceptar eso.
Pasados unos instantes de tenso silencio, apareció Máximo, el biólogo. Vestía batín blanco abotonado a la altura del hombro y llevaba puestos guantes de laboratorio. En ese momento estaba diseccionando un cadáver de Intemerata intentando obtener algún dato esclarecedor.
―A sus órdenes, mi Almirante.
―Máximo, ¿sabes algo de esta calaña?
―No más que los últimos días. Hemos descubierto nueve glándulas nuevas. Todas segregan adrenalina. Poseen un estómago minúsculo y atrofiado, muy limitado. Sus cuerpos se descomponen a una velocidad anómala, rapidísimo.
―Pues parece ser que son inteligentes, agresivos, apenas comen o duermen y no temen morir. No conocemos sus estructuras sociales. Carecen de colonias, ciudades e instrumentos. Hay decenas de millones de ellos. Se reproducen de manera asombrosa. Eso es un resumen de lo que sé. ¿Existe algo así en el reino animal, Máximo?
El biólogo militar dejó caer los brazos a ambos lados de su cuerpo, inclinando un poco la cabeza en actitud pensativa. Enarcó una ceja bajo sus gafas redondas y pequeñas, apretando los labios en evidente actitud de concentración.
―Creo que no, señor.
―Entonces, ¿cómo casamos todos esos datos?
―Bueno… ―comenzó a decir Máximo, muy lentamente, arrastrando las palabras― estamos hablando de un animal de ciclo de vida corto y reproducción rápida. Su cuerpo, como dije, se descompone a una velocidad vertiginosa. Sin embargo, sus órganos no se ven envejecidos ni deteriorados… es como… si no les diesen tiempo a envejecer…
Máximo se quitó lentamente los guantes. Los demás guardaban silencio. Conocían su forma de pensar en voz alta, hilando ideas, y sería una imprudencia romper su concentración. Subió las gafas hasta ponerlas en la posición de una diadema y se pasó una mano por la cara, aclarando ideas.
―Es lógico con esa violencia ―prosiguió―. Mueren rápido. Parece ser que los ejemplares que capturamos se suicidaron, ¿no?
―Efectivamente ―interrumpió Cícero con timidez.
El biólogo se rascó la cabeza mirando al suelo. Todos sus conocimientos de zoología no eran suficientes para entender lo que empezaba a sospechar. Revisó unos cuantos datos en su mente a fin de no equivocarse. Quizá fuese una estupidez, pero se trataba de pensar en voz alta.
―Es como… mi Almirante… como… si no quisiesen vivir. Si no pueden matar, se matan ellos mismos.
Algo cambió en la cara de los presentes. De confirmarse ese rasgo en la nueva especie, las cosas se iban a complicar de una forma temible. Volvió a hacerse otro silencio incómodo interrumpido por el Coronel Marco.
―Máximo, dime… ¿sabemos cómo se reproducen?
―Mi Coronel… empezamos a creer que lo hacen de una forma… ¿cómo decirlo?... involuntaria. Me explico. No necesitan a otro de su especie para reproducirse.
―¿Cómo algunas células, señor? ―intervino Cícero.
―Sí, más o menos. Pero eso no es todo. Aunque habría que confirmarlo, pensamos que su reproducción tiene que ver con el agua. Guarda una estrecha relación, vamos.
Los militares comenzaron a palidecer. Una sospecha tomaba forma de realidad ante sus ojos. Y era muy siniestra.
―Máximo ―dijo lentamente el Almirante Julius dando un paso al frente―, en este archipiélago planetario llueve torrencialmente todo su ciclo solar, todos los días, a todas horas. Es ininterrumpido. ¿Me estás diciendo que por eso su reproducción es constante?
―Si queremos verlo así… pues sí, señor ―sugirió el científico, temeroso.
―Pero Máximo, eso supondría una superpoblación que en poco tiempo… ―el Almirante se interrumpió, recordando los millones de Intemerata que ocupaban esos planetas cuando los humanos llegaron.
―Tal cual, señor ―zanjó el biólogo―. Colapsaría. Pero no ha colapsado, ¿por qué?
En este instante, cuando las miradas de los militares eran una expresión sin respuesta, el biólogo se puso muy serio, abriendo los ojos. Había encontrado el quid a la cuestión, pero era absolutamente irracional. No tenía ningún fundamento y jamás se había visto algo igual. Los demás presentes en ese despacho notaron la expresión de alarma que se comenzaba a dibujar en su rostro.
―Dios mío, mi Almirante ―susurró al descubrir algo.
―¿Qué has pensado, Máximo?
―Que si no ha colapsado la sociedad de los Intemeratas es porque su evolución no lo ha permitido. ¿Cómo decirlo? ¿Es posible…? ―hizo una pausa tensa de unos segundos― ¿Es posible que su código genético les obligue a no tener instinto de supervivencia a los individuos para evitar la superpoblación? Mi Almirante… si se reproducen solos e involuntariamente debido al agua, a un ritmo demencial… ¿estoy diciendo algo plausible? Eso justificaría su ansia de morir, ¿no?

Pasados dos minutos, el Almirante Interestelar de la III Flota Colonial del Sector Inferno, Julius Primo Figlio, se acercó a su holograma codificado con parsimonia pero con seguridad. Los demás oficiales lo miraron en silencio, esperando sus órdenes. Utilizando su monóculo de esteganografía, que leía directamente los movimientos de su iris, envió un mensaje al Cuartel General del Sector Inferno sin hacer ni un solo ruido:
“Ordeno retirada inmediata de tropas y presencia en mi sector. Últimos informes demuestran existencia de enemigo imbatible. Repliegue de Infantería, Caballería y Artillería Siderales. Agrupación de Flota Interestelar. Asumo plena responsabilidad ante Tribunal Militar”.
Después, aún sin mediar palabra, se sentó en su sillón de mando. Y mientras los tres oficiales se miraban extrañados unos a otros, interrogándose, el Almirante Julius giró su asiento y contempló el espacio exterior a través de la cristalera de panorámica adaptada.
Al fin, sentía algo de paz.

martes, 1 de mayo de 2012

Presentación de "Los nuevos mitos de Chtulu" con Nocte el 26 de Abril.

El día 26, Ángel Luis Sucasas y yo tuvimos la presentación en FNAC de "Los nuevos mitos de Chtulu", antología de relatos escrita por varios autores de Nocte cuyo precio no llega a los diez euros.

La presentación cumplió plenamente nuestras perspectivas y lo pasamos muy bien los dos nocteños haciendo de las nuestras.

Tras introducir yo en líneas generales a Nocte y Lovecraft, Ángel habló del proceso de elaboración del libro y de las finalidades de la Asociación. Hicimos hincapié de los autores tan buenos que tenemos en España y tan desconocidos, pues la gente se inclina instintivamente por los extranjeros. Tras divagar un rato sobre Lovecraft y su particular mundo, hicimos alusiones a compañeros nuestros como Garduño y, en general, a todos los autores que con su esfuerzo hicieron este libro.

Al final, un turno de preguntas se le plantearon a Ángel, que supo capearlas como un campeón.

Os dejo aquí algunas de las fotos de este evento:






Páginas de Espuma.

Como os decía hace unas entradas más abajo, la Editorial Páginas de Espuma me comunicó que había quedado finalista en su concurso de microrrelatos de fantasmas.

Pues bien. Como estos chicos son serios de verdad, hoy recibí mi premio con una atenta carta que me llenó de emoción y que os reproduzco abajo, para que veáis que aún queda elegancia en muchos sitios.


-Aquí el libro que me gané de premio-

-Y aquí la carta tan maja que me enviaron-

A continuación, y dado que nada lo impide, os reproduzco los microrrelatos que han quedado seleccionados:

_________________________________

Con la publicación de Paseando con fantasmas. Antología del cuento gótico, os propusimos un concurso de microrrelatos fantasmales. Muchísimas gracias a todos por participar. El jurado ha sido compuesto por Patricia Esteban Erlés, que ha publicado con nosotros Azul ruso y en septiembre saldrá su libro de microrrelatosCasa de muñecas, con ilustraciones de Sara Morante, y David Roas, que ha publicado con nosotros Distorsiones (Premio Setenil) y Tras los límites de lo real (Premio Málaga de Ensayo).

Finalmente hemos premiado ocho microrrelatos:


 
GANADOR

Tramposo, de Víctor Lorenzo Cinca
No creo en fantasmas, pero me dan miedo. Reconozco que soy yo quien empuja el vaso, que las sesiones de ouija son un truco para sacar pasta, sí, pero desde hace días mis respuestas me aterran.
 

FINALISTAS

Sesión, de José Manuel Ortiz Soto
―No creo en fantasmas, pero me dan miedo ―confío al terapeuta.
―No te preocupes, trabajaremos en ello. Mientras deberías comenzar por usar un poco más las paredes.

* * *

Antes de dormir, de José Antonio Quintanar Sánchez
“No creo en fantasmas, pero me dan miedo”. Eso me dijo mi hija después de pedirme que revisara bajo su cama. Nada. Sólo sombras, polvo y un par de ojillos que me pedían que no los delatara.

* * *

El rey y la corista, de Jes Lavado
―No creo en fantasmas, pero me dan miedo ―susurra Marilyn. Elvis la abraza afectuosamente mientras contemplan Manhattan desde lo alto del puente de Brooklyn.
―A mí lo que me asusta es la eternidad.

* * *

Mundos inconexos, de Jacobo Sánchez-Feijoo do Campo
―No creo en fantasmas, pero me dan miedo ―pensó la aparición del guardavía.
El maquinista fantasmagórico dijo lo mismo al ver al guardavía en el punto donde, cada noche, el tren espectral descarrilaba.

* * *

Fantasma, de Mª Pilar Álvarez Novalvos
―¡No creo en fantasmas, pero me dan miedo! ―El niño arrojó el cuento al suelo.
El libro comenzó a levitar y se colocó suavemente sobre sus rodillas. Entonces sintió una mansa caricia entre el pelo.

* * *

Cuestión de fe, de GusapirA
No creo en fantasmas, pero me dan miedo. Porque ellos sí creen en mí.


* * *

La bodega, de Francisco José Rubio Consuegra
No creo en fantasmas, pero me dan miedo. Intento convencerme de que no puede ser, sus huesos son polvo en la bodega desde hace años. Pero esta mañana he vuelto a encontrar la tapa del váter levantada.


_________________________________

Los datos de de microrrelatos presentados fueron:

España 110
Argentina 28
México 27
Perú 9
Colombia 6
Chile 5
Venezuela 5
Ecuador 2
Estados Unidos 2
Brasil 1
Honduras 1
Italia 1


Las bases eran sencillas:

1. El tema propuesto debe ser el fantasma y su mundo fantástico.

2. El microrrelato debe comenzar con la frase de Madame du Deff:  ”No creo en fantasmas, pero me dan miedo”.

3. La extensión no debe superar los 200 caracteres totales y sin contar el título. El texto debe estar escrito en español.

4. Se enviarán a ppespuma@arrakis.es con el Asunto “CONCURSO DE MICRORRELATOS PASEANDO CON FANTASMAS”. El microrrelato y los datos completos deben ir en el cuerpo de texto del mensaje. No se abrirá ningún tipo de archivo adjunto.

5. El texto irá firmado con nombre y apellido y con los datos completos (dirección postal, teléfono y email). Se puede presentar cualquier persona mayor de 18 años que resida en cualquier país del mundo.

6. El plazo de entrega finalizará el 1 de marzo de 2012.

7. Se seleccionarán cinco textos que recibirán un ejemplar de Paseando con fantasmas. Antología del cuento gótico y un lote de libros “fantasmales”.

8. Los textos se publicarán el 2 de abril en nuestra web www.paginasdeespuma.com.

9. El fallo será inapelable.

10. El jurado estará formado por dos escritores y un representante de la editorial

11. La participación en el concurso supone la aceptación íntegra de sus bases.